FIN DE SEMANA EN MERLO

29 de Diciembre de 2010

No todo es microclima y relax en esta villa serrana, los programas de aventura y la visita a un antiguo pueblo minero renuevan la propuesta de este destino.

FIN DE SEMANA EN MERLO

Recuperar la energía perdida y dormir a pata suelta es la ilusión de casi todos los que llegan a Merlo. Aquí, de pura casualidad, se combinan factores naturales que generan un clima privilegiado. Abundancia de oxígeno en la atmósfera, mayor ozonización y alto porcentaje de ionización negativa, componen la fórmula mágica del bienestar merlino.

Ubicada en el noreste de la provincia de San Luis, la villa ofrece también alternativas de aventura y excursiones que proponen seguir el rastro de los viejos pueblos mineros, ideal para los viajeros de ánimo inquieto.

Mina Los Cóndores

A principios del siglo XX el tungsteno era un mineral estratégico. Durante las Primera y la Segunda Guerra Mundial se utilizó para brindar mayor resistencia al acero que se empleaba en la industria bélica. En la vida cotidiana, jugó un papel clave: cada filamento de las lamparitas se fabricaba con este mineral. En San Luis, muy cerca de Merlo, había tungsteno por toneladas.

Los primeros trabajos en la Mina de los Cóndores se iniciaron en 1898, pero fue durante la época de las grandes guerras cuando la explotación creció hasta convertirse en la primera de Sudamérica. Hoy, después de dos décadas de abandono, se puede visitar como parte de un curioso circuito turístico.
Muy cerca de Concarán, a 50 km de Merlo, esta mina llegó a producir unas 700 toneladas de tungsteno o wolframio que, durante los primeros años, partían vía Rosario directo hacia Alemania.

El camino hasta Concarán atraviesa el valle de Conlara; primero bordea las sierras de Los Comechigones y luego avanza por la ruta 148. Las palmeras Caranday aparecen aquí y allí y su peculiar figura nos trae recuerdos del desierto. Después, lo típico para estas latitudes: espinillos, algarrobos, talas, quebrachos y chañares.

En la entrada, los restos de una escuela nos cuentan sobre un pasado ajetreado: alrededor de la mina se había congregado un poblado de unas dos mil almas. Hoy, el sitio es una sucesión de casitas con paredes semi derruidas, donde hace años que no vive nadie.

Hugo Ortiz, un ex minero, nos recibe en el antiguo Club de los Ingenieros. Allí se armó un pequeño museo con los restos de maquinarias y herramientas.
La mina se extiende a lo largo de 15 km de túneles: muchos se encuentran hoy bajo el agua. Provistos de linterna, casco y botas de goma y guiados por Miguel Fernández, recorremos una galería de 420 metros habilitada para visitantes. Una vez dentro vemos sobre la roca restos de sulfato de cobre, azulino y cuarzo.
Sobre el techo aparecen algunas estalactitas que se formaron como consecuencia de la filtración de agua; se trata de carbonato de calcio y otras sales. Al final llegamos hasta las antiguas oficinas donde los mineros marcaban tarjeta.

Afuera nos enceguece la luz del mediodía. En los alrededores aún se ven los restos de las instalaciones –en ruinas– donde colaban, lavaban y decantaban los minerales. Después hacemos un alto junto al río, el sitio perfecto para un pic- nic improvisado.

Adrenalina en las sierras


La ruta que lleva hasta el Mirador del Sol es un circuito panorámico interesante. El camino caracolea a través de la sierra durante unos 17 km de asfalto.
Nosotros hacemos el recorrido con al gente de Torres Tur. Una vez arriba, nos detenemos para observar desde la cima el Valle de Concarán que se extiende a nuestros pies. Después, seguimos hasta el Filo en el límite interprovincial con Córdoba. Hacia adelante aparece el vecino valle de Calamuchita.

La roca brilla a nuestro paso. Es mica, un mineral que abunda en la zona, donde también se puede encontrar piedra granito, cuarzo y laja, entre otras.
Un desvío en medio del campo, sólo apto para una camioneta 4x4, nos lleva hasta el puesto de Antonio –Tono– Albornoz. El hombre vive en medio de la nada en compañía de su familia y sus cabras.

Desde allí seguimos a Sergio Martino, guía merlino, por un sendero de altipampa que bordea la Quebrada del río Tigre. Mientras caminamos tomamos nota de las especies botánicas y sus múltiples propiedades. Hay de todo, desde edulcorantes naturales hasta activadores de la circulación; incluso algunos “yuyos” capaces de curar el dolor de garganta, un verdadero botiquín a cielo abierto.

El camino concluye en el Salto del Tigre, una cascada enclavada en la roca. Nos quedamos un buen rato respirando el aire puro de la sierra.
De regreso hacia la ciudad, nos esperan con el almuerzo listo en el restaurante del Mirador de los Cóndores.

Ubicado a 2.100 metros de altura, en la cima de las sierras de Los Comechingones, el sitio tiene gran atractivo para la práctica de parapente. Al parecer, es el lugar de mayor desnivel del país, homologado por la Federación Argentina de Vuelo Libre. Por eso, cuando las condiciones climáticas lo permiten, es posible ver sobre lo alto de la sierra decenas de fanáticos listos para volar. Los amateurs, por su parte, pueden probar un vuelo de bautismo que se contrata en la ciudad en una de las tantas empresas dedicadas al tema.

Por la tarde, Gabriel Zeni y Pedro Strelin de Solo aventura, nos esperan junto al arroyo El Molino en la zona conocida como Casa de Piedra.

El programa de multiaventura comienza con un primer desafío: escalar la sierra por la vía ferrata, un sistema que permite a cualquier mortal ascender con la misma sensación del escalador, utilizando un serie de peldaños artificiales y un cable de acero. Aunque llevamos los arneses puestos y ajustamos los mosquetones al cable a medida que subimos, los 1.300 metros de altura producen verdadero vértigo.

Después la idea es probar la tirolesa que cruza el río de lado a lado. Mientras nos deslizamos por el aire a 55 metros de altura, vemos el río allá abajo que aparece como un hilito blanco.

El último tramo hay que bajarlo en rappel: la cuota de adrenalina del día está cumplida.

Por la noche la cita es en Merlín, el restaurante y casa de té de Silvia y Mario Scardapane. Aunque no abren para cenar, hacen una excepción con nosotras y nos invitan con un delicioso cordero al romero, que llega acompañado de puré de batatas.

El lugar está escondido en la sierra y tiene una simpática terraza, ideal para los días de sol. La hora del té es aquí un imperdible.

Los artesanos

Especialistas metales, piedras y fibras naturales, teleros y ceramistas, son algunos de los virtuosos locales que han abierto sus talleres al turismo.
Nosotros visitamos unos pocos para conocer algo del valioso trabajo local.
Juan José Boccalatte y su mujer, Mónica Cresmani, se dedican a trabajar la madera y el hierro forjado y se especializan en taraceados de piedra.

En su casa nos espera Sergio Sánchez que se dedica a la cestería de proyección artística. El hombre teje casi de todo: mimbre, lianas, juncos, totora, poleo, sorgo, entre otros, y sus cestos son piezas realizadas con un diseño verdaderamente creativo.

Héctor Barreiro llevan años como telero y está considerado entre los mejores del país. Originalmente fue músico –flautista– hasta que un amigo le regaló su primer telar y así descubrió su otra pasión. Aprendió mirando durante sus viajes de mochilero por Sudamérica, y ahora se especializa en telar vertical. Entre las maravillas tejidas que pueden verse en su taller, nos sorprende un poncho de diseño ranquelino. Alrededor, matras, fajas, alfombras y piezas para el apero nos hablan de su destreza.

Al despedirnos, nos cuenta que está trabajando en diseños con fibras de color natural; entonces nos acerca un ovillo de lana de oveja y nos invita a olerla. Nos vamos con el recuerdo de ese aroma intenso, tratando de imaginar en qué se convertirá cuando Barreiro arme la urdimbre sobre el telar.

Por Gabriela Pomponio
Fotos de Constanza Piaggio

Nota publicada en enero de 2010.

FOTO: Cuesta arriba junto al Mirador del Sol. Desde allí se puede ver todo el valle de Concarán.
FUENTE DE TEXTO Y FOTO: LUGARES DE VIAJE


Compartir esta noticia

Enviar FIN DE SEMANA EN MERLO a Facebook / Twitter.

Recomendar esta noticia

Envie FIN DE SEMANA EN MERLO a través del siguiente formulario

Nombre
Apellido
E-mail
Comentarios
Ingresá el código

Links relacionados a esta sección

Recibí información de última hora.

LA FOTO DEL DIA

Mirador Rincón del Este

Mirador Rincón del Este

Degustación en Peperina!

21 de Enero de 2014
Degustación en Peperina!

Jueves 23/01 - Degustación de vinos y quesos de cabra en Peperina!

Cartelera del 20/01/ al 26/01

20 de Enero de 2014
Cartelera del 20/01/ al 26/01

Espectáculos semana del 20 al 26 de enero en Peperina

Año nuevo en Peperina!

26 de Diciembre de 2013
Año nuevo en Peperina!

Miércoles 31 - 21:30 hs en Peperina!